viernes, 7 de noviembre de 2008

Tercer enemigo: la culpa

Si tuviera que agregar a otro de mis grandes enemigos, además de la desconfianza y la bronca, tendría que agregar la CULPA. Si bien algunos considerarán que la culpa se relaciona directamente con la frustración, por esa sensación de no poder hacer las cosas bien o por simplemente haber cometido un error, o en buen chileno: por haberla cagado heavy. Sé que mis emociones van y vienen, lo cual me ha tenido bastante confundido por diversas razones, pero una vez me pongo a reflexionar, veo todos los errores que he cometido y para peor también me han dicho que dije o hice cosas de las que no me acuerdo que también parecen haber caído mal.
Sé que en teoría no debo dejarme guiar por lo que dicen los demás, pero cuando son personas que me conocen de años que me lo dicen, ahi no puedo evitar que me duela porque me hacen pensar que ellos me están haciendo un favor al aguantarme y que a la larga ellos me tratan bien por lástima o para sentirse bien con ellos mismos, cosa que francamente me da asco pensar. Este sentimiento comienza a surgir y me molesta porque cuando hago o digo cosas sin pensarlas antes, se me salen cosas que según muchos suenan pesadas, pero nunca lo hago con esa intención. También me han dicho que debo ser más espontaneo. Sí, pero cuando lo soy, la embarro, porque siendo como soy me tomo casi todo en serio y mucha gente se aprovecha de eso. (desconfianza denuevo por supuesto) razón por la cual muchas veces me pongo a la defensiva.

Francamente, las emociones son algo que si bien da carácter al ser humano, hay momentos en que me gustaría ser un robot--con un tono de voz adecuado por supuesto--para no sentir nada. ¿La razón? Muy simple, estoy harto de cometer errores y amargarme por ellos. Es verdad, cuando estos errores no involucran a otras personas no me siento tan mal por el error pues no afecta a nadie más que a mí, pero cuando llega a afectar a otros, surge la maldita culpa que me obsesiona y no me la puedo sacar de la cabeza. Sobretodo, me da rabia cuando veo que un error es algo que era tan fácil de evitar, pero ya sea por comportamientos y por mi falta de visión o por no haber analizado bien mis emociones, los cometo de todas formas. He sido maleducado para muchos muchas veces, sé que mis comentarios suenan fríos y ásperos, y hasta al parecer malintencionados y crueles. El problema es que como muchas personas, soy weon, un gran WEON que comete muchas estupideces y cuando esto involucra a otras personas, me frustro y me odio por no poder ser como lo que aspiro a ser. Muchos me consolarán con el típico argumento del ensayo y error y de que hay que arriesgarse. Pero lamentablemente siempre tiendo a compararme con gente que veo como hecha y derecha, que serán asperos o fríos, pero son tan calculadores que no cometen errores, más bien, su pega depende en no cometerlos. Sé que suena arrogante de mi parte, pero siendo perfeccionista como soy en muchas cosas que me interesan, no puedo evitar compararme con personas que según la imagen que tengo de ellos, no cometen errores. No digo que no los cometan, pero al menos reflejan una imagen de seguridad de gente que no se puede dar el lujo de cometerlas. Sé que es utópico y que la comparación es mala, pero bueno que le voy a hacer, son cosas que admiro de gente que si bien puede estar insegura por dentro, de alguna forma logra equilibrarse y no dar señales de aquello, lo cual no quiere decir que sean hipocrita.

Este año, sobretodo, siento que me he mandado más cagazos que nunca y si bien también me han dicho que no debo ser tan duro conmigo mismo, el hecho es que estos errores son muy feos y por más que otras personas me lo perdonen, lo más probable es que yo no pueda hacerlo.

Estos sentimientos que tengo son probablemente la principal causa por las que la gente me ve como alguien distante, ya que sólo canalizo mis emociones ya sea cuando me urjo o me enojo, pero muy pocas veces cuando estoy contento y feliz, lo cual la gente a mi alrededor en general no parece comprender. Se dan la idea que soy un amargado y un gruñon por comportamientos que surgen un par de veces, lo cual de alguna forma coloca una muralla entre mi persona, las personas que tengo dentro de mi burbuja, y afuera, el resto de la gente, o sea, conocidos y desconocidos totales.

Sé que me sugerirán ir al psicologo para trabajarlo porque en parte debo admitir que soy alguien temeroso e inseguro, una muralla, que no quiere mostrarle al mundo lo que en verdad soy por miedo a esa vulgar estigmatización que tengo de quedar expuesto, no como alguien raro, porque eso si bien me molesta, igual ya estoy acostumbrado a que me lo digan, sino como alguien poco confiable por estos cagazos que me he mandado, lo cual sí me dolería. ¿Por que? porque tengo el karma, esa culpa enorme que no me puedo sacar de la cabeza por cosas que sé que están mal dentro de mí, pero que no puedo evitar, porque a pesar de que nunca seré el weon simpático, yo me veo como alguien generoso y de buen corazón. Y el solo hecho de que las personas que me importan no piensen así, es algo que me ofende y me hace sentir culpable por ser como soy siendo que no debería serlo. Sé que la solución es: No los escuches y listo. está bien, pero eso me suena a hacer del sordo que no quiere oír. Por lo tanto, ese argumento no me convence en lo absoluto. Lo siento, pero me parece pobre y muy fácil de decir cuando es imposible ponerse en los pies del otro.
En fin, no quiero hacer más de un emo lamentandome, ya que por otra parte estoy aburrido que la gente que me dice este tipo de cosas se crea el simpático/la simpática por ser más sociable y crea que por ser más canchera y más expresiva, se sienta en la posición de creer que tiene la autoridad o la cara de decirme como debo ser siendo que cada uno es como es, no como debe ser. Puesto que como ya dije, yo ya definí en parte mi personalidad y cambiaré las cosas que no me gustan, que son precisamente el ser desconfiado, enrabiado y con fuertes sentimientos de culpa.
Pero aquellas que obedecen a este afán de muchos de mostrarse como el tipo popular y canchero con carisma, para mí son dejos de una falsedad en mucha gente que intenta ser lo que no es. Gente que vive en función del puro carrete, y del tarot y otras frivolidades que ok, está bien que las hablen, pero no deja de ser medio aburrido para algunos (en este caso, yo) y honestamente que este tipo de personas me digan como debo ser, es algo que me da lata y lástima.

2 comentarios:

Emma dijo...

La culpa es la consecuencia de actuar. Por lo tanto, sin culpa no sabríamos que vivimos. Siempre tomamos desiciones. Lamentablemente, algunas son las incorrectas, y está en la naturaleza del ser humano ser desobedientes, orgullosos y tirar la cuerda para nuestro lado. La culpa en general tiene un matiz moral de, "esto está mal", o "herí a alguien con lo que hice o dije", pero la solución a tal culpa, al menos en el trato con otros es el PERDON. Ojo, pedir perdón no es lo mismo que ser perdonado, y en aquello no tenemos gran injerencia. Es decir, pidiendo perdón sincero estaríamos exculpando parte de esa culpa. Ahora, si no nos disculpan es otro cuento. La idea es que siempre nos perdonen, pero en la vida las cosas no necesariamente son así. Creo que dentro de todo, lo peor, es el autoflagelo, de después de cagazo y la pedida de perdón sincero uno no sea capaz de perdonarse a sí mismo, ya que es más que obvio decir que seguiremos cometiendo errores, sintiéndonos culpables, y pidiendo perdón otra vez. Sería mentalmente insano juntar todas esas culpas hasta llenar el saco. Podrían quedar como precedente a futuro, pero de seguro, sí, habrá más culpa, más momentos de cuestionamientos de porqué ganó la pasión y la contingencia a la razón y viceversa.
Por lo menos la culpa nos da una awareness de que de por sí no hacemos lo malo de adrede, porque si no sentimos culpa es porque creemos que lo estamos haciendo regio.

Saludos amigo

el desconocido dijo...

Respecto a tu comentario sobre el autoflagelo, reconozco que peco de vez en cuando sobre eso pero tampoco es que me eche a morir por ello. Sin embargo, no puedo evitar que me molesten los errores porque gran parte de ellos eran fácilmente evitables y debido a algunas tonteras, desconfianza y la bronca que a veces me da contra el mundo en general, a veces digo cosas que sé que van a ofender, pero que lamentablemente son parte de lo que pienso y a veces prefiero decirselas directamente a esas personas en lugar de reservarmelas porque siento que no estoy siendo sincero con esa persona. Personalmente, la sinceridad es algo que considero muy importante a la hora de relacionarme con los demás, pero siempre limitandome un poco para evitar ser desubicado, como muchas veces lo he sido.
Por otra parte, si bien sufro de autoflagelo de repente, quiero dejar en claro que no es que estos pensamientos me suman en una depresión o algo así, sino que me vienen de repente en periodos de malhumor y me afectan más de lo necesario pero que el tiempo luego se encarga de volver a encerrar hasta que me acuerdo nuevamente y veo lo desatinado que fuí.

Gracias por dejar tu opinión con respecto a este tema. Siempre un gusto platicar contigo, emma.